Buscar
  • Pato Fuentes

EL GOLF Y LOS NIÑOS


La práctica deportiva potencia el desarrollo mental y físico en los niños, consiguiendo beneficios que prometen una mejor vida adulta. Aprendiendo golf, los niños desarrollan capacidades como:

  • La lucha y persistencia frente a la frustración

  • La puesta y logros de objetivos( motivación)

  • La aceptación de los errores.

  • La autoestima ( autodiálogo positivo)

  • La capacidad de anticipar.

Si bien el golf es un deporte individual es importante que se maneje en forma colectiva (escuelitas de menores) el menor necesita aprenderlo y jugarlo con sus pares, con diversión, entusiasmo, y “calidad” de enseñanza.

Las competencias sanas para esta etapa evolutiva, son aquellas que apoyan “el competir” como una evaluación diagnóstica de “cuanto aprendí”, pero en donde “siempre se gana”, ya sea la copa o por haber conseguido un objetivo de trabajo, o por aprender de los errores del día. El lema sería:

“CUANTO MAS ME EQUIVOQUE AHORA, MAS APRENDO PARA MI FUTURO. TODO SUMA Y NADIE ES PERFECTO”

Para el golfista menor hay dos figuras importantísimas: EL O LOS PROFESORES Y SUS PADRES

Los padres son parte del equipo, ya que en general son los que incursionan al niño en el golf y lo que “hagan”, “digan”, o “callen”, es totalmente influenciable para los pequeños. Los padres deberían contar con quien los asesoren en tan difícil tarea, ya sea por parte delas escuelas o ellos por su lado, debido a la importancia que tiene “hacer lo necesario y no lo contrario”.

Los profesores por otro lado, deben tener conocimientos de pedagogía según las etapas evolutivas a las que entrenan, su perfil debe ser “afectivo y motivador”.

La mejor manera de MOTIVAR a los niños es ubicándose en el lugar de “acompañantes positivos”, lo cuál quiere decir “estar al lado” pero NO INVADIR, “ayudar”, pero viendo si pueden solos, “guiando” pero respetando la autoridad del profesor. Sabiendo que el juego pertenece al pequeño y que es él quien deberá saber de estrategias, disfrutar triunfos y soportar fracasos.

El golf es un deporte maravilloso para la vida, aprendemos mucho, nos enseña a luchar y no darnos por vencidos, a saber esperar, a poseer disciplina y respeto por los otros, a no mentir, a perdonarnos y controlar nuestras emociones cuando nos juegan en contra, a persistir y a saber que la felicidad son momentos, un maldito filazo nos hace desearla y un chip preciso disfrutarla.

Pato fuentes

GDM

www.golfdemente.com


3 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram
  • LinkedIn - Gris Círculo

© 2020 Golf de Mente